Una mujer sola, con un libro, en la terraza de un café, tiene siempre algo de puerta que se abre hacia un jardín secreto.

J.L. García Martín